Cumpliendo condena

Llevo unos días mal, sólo quiero llorar, con ataques de ansiedad, con esa odiosa sensación de mareo de levantarte como si hubieras pasado la noche en un barco, pero me mantengo alerta, sé que encontrarme mal es lo que quiere mi enfermedad, me estoy dando cuenta, estos últimos meses lo he aprendido muy bien, y también que echar un pulso a la enfermedad es perderlo, así me siento hoy y ayer, pero lo sé, me doy cuenta y no voy a caer, prefiero morir que mirar hacia atrás. A esta enfermedad no se le pueden echar pulsos, si le sigo el juego estoy muerto y tengo muchas ganas de vivir, vivir una vida distinta, una vida…

Ya no tengo miedo de que llegue la noche, los días como hoy sé como han terminado los últimos años, ahora es distinto, ahora hay un mañana, hay una ilusión de que vengan días mejores, o días peores que también los habrá, y habrá que saber afrontarlos, antes las nubes no me dejaban ver las estrellas, ahora se que las nubes solo están en mi cabeza, y que las puedo hacer desaparecer, he aprendido a llorar.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s